Ser autónomo
o tener una pequeña empresa es complicado: responsabilidades, impuestos, horarios eternos… Y elegir una agencia de diseño gráfico que te permita crear una imagen de marca sólida y coherente puede ser un punto más de esa larga lista.

Al principio, te resultará intimidante contratar una empresa de diseño gráfico si apenas tienes nociones sobre el tema. De hecho, en tu cabeza se arremolinarán conceptos y necesidades: diseño corporativo, logo, desarrollo web, merchandising, packaging, comunicaciones empresariales, entre otros.

Esta guía te servirá para elegir tu agencia de diseño gráfico, paso a paso. Para que emprender sea un poquito más fácil, al menos, en este punto.

1.     Describe tu empresa y define las necesidades de diseño

Solo tú conoces la actividad diaria de tu empresa y lo que la diferencia de otras. Por esa razón:

  • Define los valores sobre los que se sustenta.
  • Detalla los productos o servicios.
  • Resalta el valor que los clientes obtendrán comprando esos productos o servicios.
  • Establece qué necesitas de la agencia de diseño.
  • Define los objetivos del proyecto.
  • Establece los plazos en que deseas las piezas.
  • Enumera y describe tus ideas.

No necesitas de tecnicismos, ya que en este paso buscas transmitir una imagen clara de tu negocio y de tus objetivos. Usa tus palabras. Después, la agencia que selecciones aportará sus conocimientos y materializará esas ideas.

Por cierto, señala cualquier obstáculo potencial o detalle específico que detectes e incluye los plazos que manejas. De esta forma, ahorrarás tiempo y evitarás malos entendidos. Porque las agencias de diseño que contactes tendrán toda la información desde el principio para decirte si pueden cumplir o no con tus expectativas.

2.     La agencia de diseño gráfico y su porfolio

Toda empresa de creación visual debe tener un porfolio. Hoy en día, lo más habitual es que lo encuentres en su web. El porfolio te aportará información sobre su línea o estilo gráfico.

Cuando lo localices, examínalo. ¿Te gusta lo que ves? No necesitas ser un profesional del diseño para opinar. Algo tan subjetivo como esta pregunta será un filtro eficaz.

También es interesante que determines si el porfolio coincide con tu criterio: ¿ofrece distintas opciones o presenta una línea muy definida? Si prefieres lo clásico, por ejemplo, y la agencia de diseño muestra una clara línea transgresora, es posible que no tengáis nada en común. Y ¿para qué perder el tiempo?

3.     Proceso de trabajo

Cuando hayas decidido a qué agencia de diseño gráfico contactar, una charla con el equipo te ayudará a concretar su perfil y conocer cómo se organizan. Lo usual es que te propongan un trabajo por fases:

  • Primera fase: conocer a fondo tu negocio y definir el valor del producto o servicio.
  • Segunda fase: investigar tu público objetivo para saber cómo atraerlo y establecer tus metas.
  • Tercera fase: diseñar las piezas necesarias poniendo el foco en las metas.

Como te comentábamos al principio, a partir de la información que facilites, la agencia de diseño gráfico materializará tus ideas.

4.     ¿Qué necesitará de ti la agencia de diseño gráfico?

Cuanto más comprendas el proceso por adelantado, más fluirá el proyecto en general. Así que, en esa primera charla, resuelve todas las dudas posibles.

Te sugerimos unas cuantas preguntas: ¿tendrás que aportar documentación o ideas que sirvan de inspiración para lo que necesitas? ¿Requerirán de ti alguna labor determinada? ¿Con qué frecuencia programarán reuniones para revisar conceptos, discutir opciones de diseño y dar retroalimentación?

5.     Formatos y resoluciones

Si no manejas los términos hablar de formatos, variantes, aplicaciones, vectores, rásteres o resoluciones ofusca. Por esa razón, lo más importante es que la agencia te garantice que recibirás el material ajustado a tus necesidades. Esto significa listo para usar, conservando sus cualidades y sin ocupar espacio innecesario.

6.     Plazos de entrega y modificaciones

Los plazos de entrega deben ajustarse al calendario de tu empresa. Este punto parece obvio, pero si los plazos de la agencia no coinciden con los tuyos, simplemente, no te vale.

En cuanto a las modificaciones, por muy bien descrito que esté el encargo al principio, es posible que el resultado no se ajuste a tus expectativas. Determina por anticipado cuántas modificaciones y de qué naturaleza podrás plantear. Debería haber un mínimo de flexibilidad razonable.

7.     El branding

El branding o diseño de marca es una de las tareas más complejas para una agencia de diseño gráfico desde el punto de vista técnico. Si encargas un trabajo de branding, deberían mostrarte alguna guía de estilo. De esta forma, comprobarás cómo presentan el resultado, qué secciones incluyen, cómo describen los usos de la marca y con cuánta claridad lo explican.

8.     La web corporativa

La web corporativa implica su diseño y su desarrollo. Es decir, el diseño web se encarga de definir el apartado visual de la web, mientras que el desarrollo web traslada esa propuesta de diseño a los lenguajes de programación.

Si estás pensando en encargar una web corporativa, te interesará saber si la empresa asume estas dos tareas. Sin lugar a dudas, contar con una única agencia que abarque todos los servicios te quitará de buscar y coordinar diferentes proveedores.

9.     Un consejo extra

¿Y si consideras un proyecto de prueba para empezar? Siempre puedes elegir una agencia de branding y encargarles una pequeña tarea. Podría ser desde diseñar un logotipo hasta retocar un proyecto anterior. Algo simple que muestre el talento de la empresa.

En Clidea Digital, como agencia de diseño gráfico en Madrid y especialistas en desarrollo web en España, sabemos que emprender implica numerosos desafíos. Pero si sigues los pasos de esta guía sobre cómo elegir una agencia de diseño gráfico, te ahorrarás horas de investigación.

Y, sobre todo, recuerda que lo importante es elegir una agencia que te escuche, que ofrezca soluciones creativas y que demuestre que se siente comprometida con el éxito de tu proyecto.